Autenticidad de la obra

Se trata de una pintura perfectamente hilada entre sí; Donde se puede apreciar la mano, técnica y evolución del autor sin lugar a dudas. Además existen numerosos documentos tanto públicos como privados que hacen constar la originalidad de los lienzos.

En su mayoría aparecen firmados por el autor, y para concluir, se han visto diferentes estudios previos a la ejecución de la obras en diversos formatos. Algunos tan perfectamente acabados que funcionan como verdaderas obras.

Artista de origen Llanisco, de amplia formación humanística, puesto que aparte de sus amplios conocimientos técnicos en el área de la pintura, Tuvo preocupaciones por incluir en sus pinturas los más elevados principios técnicos, tuvo gran interés por descubrir aspectos que derivan de la observación de la vida cotidiana, que sin duda emanan de sus vivencias en la Villa. La gradación de elementos arquitectónicos y personajes en distintos planos de profundidad para obtener sensación de honda perspectiva y disposición de atrevidos escorzos en numerosas figuras, son habituales los detalles naturalistas, apareciendo actividades hogareñas, descripción atenta de los muebles y animales vinculados a la vida doméstica.

En las últimas décadas de su vida, destaca una tendencia a distorsionar las formas y también la expresividad física de los personajes, le permite alcanzar altos niveles de emotividad dramática. En la valoración de su arte hay que conceder la máxima importancia a la inspiración plástica de sus figuras.

Viaja sin cesar, investigando estéticas y técnicas de los grandes maestros integrados en diversas escuelas, circunstancia que sus obras acreditan. Hay en Purón Sotres un vértigo dramático, un afán de movimiento, una tendencia de los contrastes de luz y una capacidad para la orquestación de vastos conjuntos, que son reflejos de las mejores obras de Rafael.